Hamburguesas de pollo con piña

Hamburguesas de pollo y piña

¿He oído hamburguesas? Te traigo la opción perfecta para una cena baja en carbohidratos: hamburguesas de pollo con piña. Un toque diferente para nuestras hamburguesas y otra forma de comer pollo y no morir de aburrimiento.

Comparto el procedimiento para realizar estas hamburguesas saludables, bajas en calorías, fáciles y rápidas de hacer y deliciosas. Con las cantidades que indico en la receta, salen unas 6 hamburguesas de tamaño pequeño.

Ingredientes de las hamburguesas de pollo con piña

— 250 – 300 gramos de pechuga de pollo – aproximadamente media pechuga de pollo grande.

— 2 cucharadas de harina de garbanzos. Puede ser también harina de almendras.

— 1 cucharada de perejil picado. Preferiblemente fresco

— 1/4 taza de piña picada

— Sal marina

— Pimienta negra molida

— Aceite de oliva virgen extra

Nuestras hamburguesas de pollo con piña, ahora a la cocina

Trituramos las pechugas de pollo en una batidora o procesador de alimentos, hasta que quede una pasta. En la misma batidora, añadimos la piña, el perejil, la sal y la pimienta y volvemos a picar. Sacamos la masa y la echamos en un bol o recipiente para poder manipularla.

Añadimos a la masa ya en el bol, las dos cucharadas de harina y volvemos a mezclar con la ayuda de un tenedor. Seguiremos mezclando hasta que estén integramos bien todos los ingredientes y la masa sea uniforme.

Con las manos, hacemos unas bolas con la masa y las aplastamos, dándole la forma de hamburguesa. Repetimos todo este proceso hasta acabar la masa y tener nuestras hamburguesas preparadas y bien formadas.

En una sartén, echamos unas gotas de aceite de oliva virgen extra y lo calentamos. Echamos las hamburguesas y las hacemos a la plancha por ambos lados a fuego medio hasta que estén doraditas.

Con esta receta, tienes opción para la cena de esta noche. A los pequeños de la casa les encantará. 

Puedes consumirla como hamburguesa normal, acompañada de un pan integral de calidad y las verduras que más te gusten. Si prefieres una opción baja en carbohidratos, cómela como si fueran filetes, eso sí, acompañadas de buena ensalada.