El blog

el
helado de proteína post entrenamiento

¿Tomas batidos de proteínas tras tus entrenamientos? ¿Estás cansado de que sean siempre igual? ¿Incluso te sientan pesados en el estómago? Hoy te traigo esta idea para que aprendas a preparar este delicioso helado de proteína. Aportarás a tu cuerpo los nutrientes que necesita para que se recupere perfectamente tras una sesión de entrenamiento.

En casa tengo proteína con sabor a fresa en la despensa, y hoy he probado a combinarla con el coco, el resultado es realmente delicioso. Toma nota y disfruta de esta fabulosa alternativa para tu comida post entrenamiento, y por qué no, para un snack refrescante y nutritivo a media tarde.

Ingredientes del helado de proteína

— 2 scoop (cacitos o medidas) de proteína Whey sabor a fresa
— 2 cucharadas de leche o bebida vegetal de coco sin azúcar
— 4 cucharadas de yogur sabor a coco sin azúcar
— 2 cucharadas de mantequilla o crema de cacahuete natural sin azúcar

Nuestro helado de proteína post entrenamiento, ahora a la cocina

Añade a un bol todos los ingredientes de la receta.

Remueve muy bien hasta obtener una mezcla cremosa, homogénea y sin grumos. Puedes utilizar para ello un tenedor o un batidor manual pequeño.

Verter la mezcla en moldes de helados. A mí me encantan los moldes de silicona, ya que son muy cómodos de desmoldar y son totalmente reutilizables, tanto el molde en sí, como los palillos. Así que evitamos cualquier residuo. Estos son los moldes de helado que yo utilizo:

Llevar los moldes al congelador durante al menos, 2 horas.

Desmoldar y consumir tras tu sesión post entrenamiento o como una deliciosa y nutritiva merienda refrescante.

Cambia el sabor de tu helado

Puedes variar el sabor de tus helados de proteína post entrenamiento siempre que quieras:

— Cambia el sabor de la proteína en polvo y utiliza proteína sabor a chocolate o cookies. Quedará delicioso.
— También puedes variar el sabor del yogur y el tipo de leche o de bebida vegetal.
— Las cremas de frutos secos le darán el toque cremoso a tu helado y también tienes muchas opciones donde elegir: puedes utilizar crema de anacardos o de almendras si prefieres sabores más suaves y neutros, o por ejemplo, crema de avellanas si prefieres un sabor más intenso. Recuerda que estas cremas siempre deben ser sin azúcar añadida y si es posible, que su único ingrediente sea el fruto seco.

También te puede interesar

Déjame tus comentarios

avatar
  Suscríbete  
Notificarme de

Send this to a friend