El blog

el
Mermelada de kiwi casera sin azúcar

¡Buenos días! Hoy te muestro un desayuno básico y delicioso: Tostadas con pan de cereales y semillas con una mermelada de kiwi casera, sin azúcar y totalmente natural hecha por mí. Personalmente, no hay nada más gratificante que comer de forma saludable, conociendo los ingredientes y la calidad de cada producto que comemos.

Además, como sabes, me aburre enormemente comer siempre igual, y me apetecía probar otros sabores de mermeladas diferentes al típico de fresa, melocotón y ciruela, así que, encontré en la nevera unos kiwis que me miraron y… fue un flechazo. Te comparto la receta, para que te animes a hacerla, es muy fácil y rápida de hacer y como siempre, con mi toque saludable. Es muy baja en calorías, no llega a 20 kcal por ración. Podrás consumirla sin culpas.

Ingredientes de la mermelada de kiwi

— 8 kiwis maduros

— 12 sobres de endulzante de preferencia

— Jugo de medio limón pequeño

— 1 cucharadita de gelatina en polvo sin sabor

Nuestra mermelada de kiwi, ahora a la cocina

Pelamos y troceamos los kiwis en pedazos grandes y los echamos en una olla junto al jugo del medio limón y el endulzante. Puedes cortar cada kiwi en 4 trozos. Lo dejamos reposar tapados con un paño de cocina durante una hora para que empiecen a absorber y a mezclarse los sabores. Pasado ese tiempo, encendemos el fuego, destapamos y dejamos que comience a hervir. Una vez caliente, bajamos el fuego al mínimo y removemos a menudo para evitar que se pegue y se queme.

Mientras se va haciendo la mermelada, preparamos la gelatina. Para ello, simplemente disolvemos la cucharadita de gelatina en un poco de agua y cuando ya la fruta haya empezado a deshacerse, echamos la gelatina a nuestra mermelada y seguimos removiendo hasta conseguir el espesor deseado y que la fruta ya esté desecha completamente.

Echamos la mermelada en un recipiente de cristal, lo dejamos enfriar y guardamos en la nevera. 

Algunos trucos y consejos para nuestra receta de mermelada de kiwi

Puedes hacer la mermelada con la fruta que quieras o tengas disponible en el momento.

Si no te gusta encontrarte los trozos de fruta enteros, puedes batir la mermelada. El momento para batirla es cuando ya la fruta esté prácticamente deshecha, pero que aún le quede líquido para poder conseguir la consistencia deseada. Tras batir la fruta, echamos de nuevo la mezcla en la olla hasta que tenga la textura y espesor que más nos guste. Cuidado no pasarnos de tiempo, ya que al enfriarse que espesa. Además, si la tenemos demasiado tiempo podría quemarse.

En esta ocasión he utilizado kiwi, que es una fruta con un sabor bastante fuerte y ácido. Prueba el dulzor de la mermelada y si necesitas más endulzante, añádelo hasta conseguir el punto deseado. A mí personalmente me gusta que sepa bastante al sabor original de los ingredientes, pero si te parece muy fuerte el sabor, no dudes en añadirle más endulzante hasta que esté a tu gusto.

Esta mermelada queda muy rica con tostadas o acompañando a quesos blancos. Prueba esa combinación de sabores y seguro será un ‘must’ cuando tengas invitados en casa.

También te puede interesar

2
Déjame tus comentarios

avatar
1 Hilos de conversación
1 Respuestas a los hilos
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo de conversación más 'caliente'
2 Autores de los comentarios
María Alcázar GarcíaAtozfiles Autores más recientes
  Suscríbete  
El más nuevo El más viejo El más votado
Notificarme de
Atozfiles
Invitado

You are so awesome! I don’t believe I’ve read anything like that before.
So great to discover someone with a few original thoughts on this subject matter.
Really.. thanks for starting this up. This web site is one thing that’s needed on the web, someone
with some originality!

Send this to a friend