Pizza con base de masa quebrada: la pizza del verano

Pizza con base de masa quebrada

Verano es sinónimo de comidas rápidas y frescas. De pasar el menor tiempo posible en la cocina, para poder disfrutar al máximo de tus vacaciones y del buen tiempo. Uno de los platos estrella de manera indiscutible entre estas opciones de comida rápida es la pizza. Pero no queremos pasarnos horas en la cocina amasando la base, ni ingerir comidas muy pesadas y calóricas que nos deje sudando y aletargados por el calor. Te traigo la solución para que puedas seguir comiendo pizza en estos meses veraniegos. Pero le vas a dar un toque ligero y fresco, sin pasar horas en la cocina: una pizza con base de masa quebrada. La tendrás lista en menos de 20 minutos. ¿El resultado? Una pizza ligera, crujiente y delgada ¡Todo un descubrimiento!

Ingredientes de la pizza con base de masa quebrada

— Masa quebrada fresca redonda
— Tomate frito ecológico
— Queso mozzarella rallado
— Requesón de cabra
— Queso azul
— Melocotón
— Queso gouda rallado
— Albahaca fresca
— Orégano seco

Nuestra pizza de verano, ahora a la cocina

Abrir el paquete de la masa quebrada fresca y disponerla sobre una superficie plana.

Esparcir queso gouda rallado en los extremos alrededor de la masa quebrada.

Doblar los bordes hacia dentro y sellarlos haciendo presión con los dedos para que no se salga el queso.

Distribuir tomate frito ecológico sobre la base.

Esparcir sobre la base queso mozzarella rallado.

Lavar, pelar y cortar un melocotón en rodajas delgadas con forma de media luna.

Colocar y distribuir sobre la base, las rodajas de melocotón.

Agregar queso azul desmenuzado por encima.

Espolvorear orégano seco.

Precalentar el horno a 200ºC.

Introducir la pizza en el horno y hornear 20 minutos o hasta estar dorada.

Sacar la pizza del horno.

Añadir requesón de cabra por encima de la pizza.

Finalizar con unas hojas de albahaca fresca y servir.

Haz tu propia versión

Puedes variar los toppings y crear diferentes opciones en tu pizza cada día. Aprovecha que en verano están en temporada muchísimas frutas deliciosas como las peras, nectarinas, albaricoques y los higos. También puedes variar los quesos utilizados en esta receta y cambiarlos por queso parmesano, queso Edam o cualquier queso curado o semicurado que más te guste. Hay tantas opciones y variantes como ingredientes tengas en casa y te animes a probar.