Rollitos de jamón braseado rellenos de requesón y pera

Rollitos de jamón braseado rellenos de requesón y pera
Rollitos de jamón braseado rellenos de requesón y pera

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Si te gusta mi contenido, ayúdame dejando tu valoración. Me motivarás mucho a seguir esforzándome en crear contenido gratuito con el que ayudar a más personas.

5/5 (1 Review)

Hoy vamos a preparar una cena ligera que también puede servir como entrante o picoteo si tienes invitados en casa. Un plato saludable y muy sabroso utilizando pocos ingredientes.  

El jamón cocido braseado y el queso aportan proteínas de alto valor biológico que se complementan con los minerales y vitaminas de la pera y la rúcula fresca. Estos rollitos de jamón braseado rellenos de requesón y pera son muy nutritivos, bajos en hidratos de carbono y con muy pocas calorías.

Ingredientes de los rollitos de jamón braseado

— 120 gramos de jamón cocido extra braseado Montesano
— 1 pera
— 100 gramos de requesón
— 150 gramos de queso crema
— Aceite de oliva virgen extra
— Orégano
— Pimienta
— Rúcula fresca

Nuestros rollitos rellenos, ahora a la cocina


Para comenzar, pelar y cortar la pera en cuadritos pequeños.

Saltear la pera troceada en una sartén engrasada con aceite de oliva virgen extra.

Añadir a la sartén el orégano, la pimienta negra, el requesón y el queso crema.

Mezclar e integrar los ingredientes.

Dejar enfriar la mezcla.

Estirar una loncha de jamón cocido extra braseado sobre una tabla.

Cortar cada loncha longitudinalmente por la mitad.

Añadir en un extremo de cada loncha una cucharada generosa de la mezcla de pera y queso.

Disponer sobre la mezcla de queso y pera unas hojas de rúcula fresca.

Para finalizar, enrollar las lonchas de jamón cocido extra braseado dejando el relleno en el interior a modo de rollito.

Servir en un plato o en una tabla alargada.

Algunas variaciones de esta cena saludable

Es un plato muy saludable, ligero y original para sorprender a tus invitados. Lo puedes rellenar utilizando otra fruta, otro tipo de queso u otras especias. También puedes utilizar otro tipo de lechuga, canónigos, espinacas o crudités de verduras. Incluso pasarlo unos segundos por una sartén caliente. Tienes tantas opciones como ingredientes tengas en casa.

Si has llegado hasta aquí es porque este contenido te ha parecido interesante y eso me alegra mucho. Pero antes de que te vayas me gustaría pedirte un pequeño favor: ¿podrías dejarme tu voto? Haciéndolo me estarás ayudando a crear más contenido gratuito con el que motivar a más personas a cocinar y a comer sano. ¿Me ayudas?

5/5 (1 Review)