-
Tartar de salmón con aguacate

Las cenas de los fines de semana son sinónimo de salir fuera y comer algo diferente y más elaborado en restaurantes. Pero yo el fin de semana pasado me quedé en casa y no pude evitar prepararme un plato diferente, digno de restaurante, y a la vez saludable y más ligero que cuando uno sale fuera: Tartar de salmón con aguacate.

Por ser fin de semana, acompañé mi cena con una copita de vino blanco, porque nos tenemos que dar un gusto de vez en cuando, ¿verdad?

Ingredientes del tartar de salmón con aguacate

— 1 filete grande de salmón

— 1 cebolla chalota (o 1/2 cebolla morada)

— 1 aguacate grande maduro

— Pimienta negra molida

— Jugo de 1/2 limón

— 1 cucharada de mostaza

— 1 cucharadita de salsa perrins (opcional)

— 1 cucharadita de salsa de soja

— 1 cucharadita de vinagre balsámico de módena

— Semillas de sésamo

Nuestro tartar de salmón con aguacate, ahora a la cocina

En primer lugar, nos aseguramos que el filete de salmón esté limpio de espinas y sin piel. Tras esto, lo cortamos en cuadritos muy pequeños. El tamaño será a tu gusto; a mí personalmente no me gusta demasiado molido, sino en pedazos pequeños y que se vean que son cuadrados. Echamos el salmón ya picado en un recipiente.

Picamos la cebolla muy pequeña y la añadimos al recipiente con el salmón. Le añadimos la mostaza, el vinagre balsámico, la salsa perrins, la salsa de soja y la pimienta negra molida al gusto. Lo removemos todo muy bien hasta que todos los ingredientes queden bien integrado. Tapamos el recipiente y lo guardamos en la nevera unos 15 – 20 minutos para que se impregne bien el salmón de todos los sabores del marinado.

Mientras tanto, cogemos el aguacate maduro, lo pelamos y lo cortamos en cuadritos, de tamaño similar al que hemos cortado el salmón previamente.

En este momento, comenzamos con el emplatado. Para ello, utilizamos un molde redondo en forma de aro para emplatar y lo rellenamos en primer lugar con el aguacate y aplastamos para que se compacte. Con cuidado no pasarnos con la presión para que no se haga puré. Sacamos el salmón marinado de la nevera y lo servimos encima del aguacate dentro del mismo molde de emplatar. Que quede aproximadamente 1/3 de la altura con aguacate y 2/3 con salmón.

Quitamos el molde, espolvoreamos por encima semillas de sésamo al gusto y lo disfrutamos de nuestro tartar de salmón con aguacate, solo o con pan tostado. Y por supuesto, con una copita de vino blanco bien fría. Si es vino de Tenerife que está delicioso, mucho mejor. Que vivan los sábados en casa.

Recomendaciones sobre el salmón

Es recomendable que el salmón haya estado congelado previamente para evitar riesgos. Al menos, durante unos días. 

También recomiendo limpiar y cortar el salmón en cuadritos al comprarlo fresco y congelarlo ya preparado listo para utilizar. Yo suelo pedirle al pescadero que me lo prepare así en la propia pescadería y siempre lo hacen encantados. Nuestros cuchillos en casa no tienen comparación con los que utilizan ellos, así que el corte que hace el pescadero será siempre mucho más limpio que el que hagamos nosotros en casa.

También te puede interesar

Send this to a friend