Cómo hacer un batch cooking de verduras

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Si te gusta mi contenido, ayúdame dejando tu valoración. Me motivarás mucho a seguir esforzándome en crear contenido gratuito con el que ayudar a más personas.

El término batch cooking, aunque no es algo nuevo, se ha puesto muy de moda en los últimos años. No es otra cosa que dedicar un día de la semana a cocinar y adelantar parte de las comidas del resto de la semana. Nuestras madres lo han hecho desde siempre.

La mayoría de las personas prefiere dedicar el domingo a esta tarea y sólo son unas pocas horas. Te ayudará a comer más sano y casero, que tengas que cocinar menos y, por tanto, tener más tiempo libre sin tener que recurrir a los precocinados. 

Lo ideal es que prepares bastante cantidad para varias raciones y platos, pero esto no significa que tengas que comer siempre lo mismo. Aquí van algunas ideas para un batch cooking de verduras que no aburra.

Al horno

Lo primero será asar las verduras en el horno porque es lo que más tiempo te va a llevar. Enciende el horno a 180 ºC y en aproximadamente 30 minutos tendrás todas tus verduras listas.

Asaremos por un lado unos pimientos rojos que envolveremos en papel de aluminio y los pondremos en una bandeja pequeña. Aparte, asa también unas papas y batatas para usar en tus guarniciones.

Regaremos otra bandeja grande con aceite de oliva y dispondremos verduras troceadas: calabaza, zanahoria, berenjena, cebolla, espárragos, judías verdes… Si son de temporada y de proximidad mucho mejor.

Con estas elaboraciones puedes preparar platos como estos:

  • Ensalada de pimiento asado con naranja, huevo y cebolla. 
  • Carne o pescado con guarnición de papa y verdura asada.
  • Ensalada templada de verdura asada con aliño de yogur.
  • Tortillas de papa y verduras asadas.

Purés y cremas

Lo siguiente para tu batch cooking de verduras serán las cremas y los purés de verduras. Una vez preparados guárdalos en el frigorífico o congélalos en raciones. Varía los topping cada día: huevo cocido, jamón serrano, setas y champiñones, tofu salteado, frutos secos y semillas, taquitos de queso… Una cena ligera o un primer plato para tus almuerzos. Estos son algunos de los que podrías preparar:

Acompañamientos y sofritos

Un buen sofrito de verduras servirá de base para tus platos de carne, de pescado y de legumbre. Saltea en una sartén verduras troceadas: ajo, cebolla, pimiento, calabacín, tomate…; especiar al gusto y tendrás tu base para platos como estos:

Ensaladas preparadas para la semana

Para el último momento dejaremos algunas ensaladas preparadas. El truco para que las ensaladas se mantengan crujientes y frescas es seguir un orden a la hora de incluir los ingredientes en tu recipiente y poner el aliño justo en el fondo del mismo, para que no toque las hojas o dejarlo preparado aparte y no mezclarlo con la ensalada hasta el momento justo en que la vayas a comer. 

Empieza poniendo en la base las verduras más duras como el tomate, la zanahoria, el pimiento y el pepino. A continuación añade pasta, arroz o legumbres. Sigue con unos frutos secos o semillas y en último lugar añade la lechuga o las hojas verdes.

Como ves, en un par de horas has cocinado una buena variedad de verduras que serán la base de tus platos para toda la semana y te asegurará una alimentación saludable, casera y sin que tengas que dedicar apenas tiempo entre semana a cocinar.