Cómo preparar ensaladas sin lechuga

Tiempo de lectura aproximado: 3 minutos

Las ensaladas son históricamente las abanderadas de la alimentación saludable. Por sus ingredientes son ricas en fibra, vitaminas y minerales que te aportan micronutrientes necesarios para que tu cuerpo funcione a la perfección. Además son muy socorridas y en pocos minutos puedes tener un almuerzo o una cena deliciosa, saciante y nutritiva. Pero si para hacer tus ensaladas solo utilizas como base la lechuga acabarás aburriéndote de ellas y dejándolas de lado en tus menús. Recurre a otras variedades de hojas verdes como base de tus ensaladas, que además vienen ya limpias, cortadas y listas para consumir, y aparte de ahorrarte mucho tiempo en la cocina las volverás más apetecibles.

** Los canónigos tienen un sabor suave, con un ligero matiz a nuez y una textura crujiente por lo que realzan cualquier ensalada en boca. Son muy nutritivos, ricos en vitamina C, antioxidantes, ácido fólico y minerales como el hierro y el potasio. 

Son ideales para combatir la anemia y tienen efectos digestivos, diuréticos y relajantes ya que uno de sus compuestos, el valepotriato, es un sedante natural presente en la valeriana que relaja el sistema nervioso central.

Prueba a hacer una ensalada con canónigos, mozzarella, cherrys, mandarinas y piñones.

Más ideas originales para preparar ensaladas sin lechuga

** Las espinacas aunque solemos comerlas cocinadas son perfectas para utilizarlas frescas en tus ensaladas. Son ricas en vitaminas A, C, ácido fólico y minerales como el magnesio y el hierro y están indicadas en casos de anemia, colesterol, hipertensión y sobrepeso.

Anímate con una nutritiva ensalada con espinacas, atún, cebolla roja y manzana.

** La rúcula aporta un contraste picante y ligeramente amargo a las ensaladas. Es rica en vitamina C, ácido fólico, fósforo y potasio y sus compuestos amargos favorecen el buen estado del hígado. Entre sus muchos beneficios para la salud están sus propiedades anticancerígenas y ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares.  

Una ensalada de rúcula, fresas, nueces y queso parmesano tendrá el sabor picante de la rúcula combinado con el dulzor de la fruta ¡Buenísima!

Otros formatos para tus ensaladas

En el supermercado también puedes encontrar mezclas preparadas de varios tipos de lechugas con verduras adicionales para potenciar tus ensaladas, como la achicoria que las hace muy vistosas por su color rojo intenso o las zanahorias que aportan betacarotenos y le dan un toque dulce y crujiente.

Este consejo forma parte del proyecto audiovisual ‘Cada Lenteja con su Pareja’ del periódico diariodeavisos.com con la colaboración de supermercados Lidl Canarias.